jueves, septiembre 20, 2007

Spam, spam, spam, spam, spam...SPAM

Te agradecemos, ¡Oh, Santa Wikipedia, el post que vamos a recibir!

Supongo que la mayoría sabéis que a los correos electrónicos no deseados, especialmente si llegan en masa, se les suele llamar Spam.
Podemos deducir rápidamente que esta palabra será inglesa y tendrá su origen en los Estados Unidos, y en cierta manera acertamos. Pero si buscamos en un diccionario puede que no encontremos el significado original de la palabra spam. Porque el spam es el nombre de una marca. Esto es spam.

La empresa chacinera (charcutera) estadounidense Hormel Foods lanzó en 1937 una carne en lata originalmente llamada Hormel's Spiced Ham. El gran éxito del invento lo convirtió con el tiempo en una marca genérica, tan conocida que hasta el mismo fabricante le recortó el nombre, dejándolo con solo cuatro letras: Spam. El Spam alimentó a los soldados soviéticos y británicos en la Segunda Guerra Mundial, y desde 1957 fue comercializado en todo el mundo. En los años 60 se hizo aun más popular gracias a su innovadora anilla de apertura automática, que ahorraba al consumidor el uso del abrelatas.

Hasta aquí bien. Pero cómo pasamos de la carne espaciada enlatada (de aspecto delicioso) al correo electrónico. Pues cómo no, vía Monty Python. (Choque cultural, se pronuncia /monti Paizon/
suena fatal, como "my pezon" ).
En 1970 los Monty Python realizan este sketch dentro de The Monty Python Flying Circus que podríamos llamar Spam hasta en la sopa.



Como diría Phoebe Buffay "Y de ahí sale la hamburguesa".

Hay que decir que lo de los vikingos y el tío con acento húngaro son motivos recurrentes de este capitulo. ¿Os habéis fijado en los nombres de los créditos?. ¿Qué me decís del ikebana que aparece al principio?

Fuentes:
Wikipedia español spam

Wikipedia español Monty Python
Wikipedia inglés Monty Python (bastante más amplio)
Video de Monty Python Spam Subtitulado al español, traducen Spam por cerdo (?)
Página Oficial de Monty Python "Pythonline"

1 comments:

Geli dijo...

Sí, evidentemente te aburres, pero sin esas cosas no nos harías la vida tan emocionante como nos la haces.